Alimentos funcionales

la comida que puede mejorar la calidad de vida y prevenir enfermedades

¿Qué son los alimentos funcionales?

Los alimentos funcionales son aquellos que además de sus efectos nutricionales habituales, tienen compuestos biológicos, con efecto selectivo positivo añadido sobre una o varias funciones del organismo y que presentan efectos beneficiosos para la salud, mejorándola  o reduciendo el riesgo de sufrir enfermedades.

Es un requisito de los alimentos funcionales que sigan siendo un alimento, de modo que si se consumen por ejemplo en forma de píldoras, cápsulas, polvos.

Alimentos que se pueden considerar como funcionales:

Todos aquellos naturales o modificados y enriquecidos con: AG, vitaminas, minerales, sustancias antioxidantes, fibra, probióticos, prebióticos, compuestos fenólicos (antioxidantes), compuestos azufrados, fitoesteroles, monoterpenos, otros.

Deliciosas recetas que se basan en alimentos funcionales

Mousse de cacao

Mousse de cacao Ingredientes: 125 g de chocolate para fundir (mínimo 60 % de cacao) 2 paltas maduras 20 g de cacao orgánico puro en polvo 1 pizca de nuez moscada

Leche de quínoa chocolatada

Recetas de leche de quínoa chocolatada  Ingredientes: 5 cucharadas de quínoa 1 cucharada de cacao puro ½ cuchara de canela 1 litro de agua purificada Endulzante natural a gusto Dejar

Pan Pita de Harina de Linaza

Pan Pita de Harina de Linaza 11/2 taza de agua purificada tibia 3 tazas de harina de linaza 1 1/2 cucharada de azúcar integral o panela 1 1/2 cucharada de

Galletas de avena y amaranto

Galletas de avena y amaranto (13 unidades) Galletas de avena y amaranto Ingredientes: 2 tazas de avena integral orgánica 1 taza de amaranto inflado sin azúcar 3 plátanos, los más

Quínoa graneada con cúrcuma

Ingredientes: 2 tazas de quínoa (en lo posible, remojarla día anterior) ½ cucharadita de pasta de ajo negro 1 ajo pequeño 1 zanahoria pequeña ½ tomate sin cáscara 1 trozo

Pizza de espelta integral

Pizza de espelta integral INGREDIENTES 400 grs de harina de espelta integral 200 ml de agua tibia 2 cucharaditas de té de levadura 2 cucharaditas rasas de sal rosada o